Las palabras poseen la capacidad de crear efectos en nosotros, asociamos ideas y recuerdos, imagenes, miedos o alegrías.

Crónica de un Simulacro de Examen

El efecto no se hizo esperar, a pesar de haberle antepuesto “simulacro” siguió conservando su aura y sensación de ser algo que iba a representar un momento crucial en el que habría una calificación.

Mis alumnos llegaron a tiempo, no hubo ausentismo y esperaron atentos las instrucciones.

Desde el momento en el que iniciamos el ejercicio, preguntaron aquello que no les quedaba claro y empezaron a trabajar en silencio, estaban concentrados, cuando tenían alguna duda la comentaban a voz baja con su compañero de al lado con toda mesura y calma. Resolvían a su propio ritmo el problema resuelto y avanzaban al siguiente con la premura de que debían seguir trabajando. Utilizaban sus apuntes para ir a consultar algo que no recordaban y otros ejercicios anteriores.

Se tomaron las dos horas completas y desde el momento en el que terminaron ya querían saber que era lo que no tenían correcto.

Todo esto hubiera sido diferente desde el primer momento si hubiera sido un ejercicio de clase.

Así sea una actividad que tiene grandes detractores y sus “asegunes  me parecen valiosos en lo que se refieren a una actividad autoreflexiva-individual que permite conocer las fortalezas y las debilidades alrededor de un caso o problema, eso sí .. debe llevar la carga extra del contenido semántico de la palabra, si no no funciona.

Tesis es otra palabra que tiene efectos similares, ¿qué tienen en común? quizás lo individual y solitario.

Anuncios