Aprovecho esta cita del documento Conociendo el Conocimiento página 11

Cuando los individuos tienen que resolver problemas complejos en contextos ambiguos, compensan la limitación de información sobre la interdependencia entre las tareas que tienen que llevar a cabo, y la incertidumbre sobre el futuro, intercambiando información (conocimiento, consejos, experiencias, y recursos) con otros individuos (solucionadores de problemas) dentro de la misma organización. Duncan Watts. (nota 16)

¿Es necesario plantear la solución de un problema, una pregunta para crear una circunstancia de sentido en el que se cree conocimiento a través de una conversación?

En el inicio del documento dice Richard Cecil “El primer paso hacia el conocimiento es saber que somos ignorantes.” pero pienso que también es necesario Saber que se sabe para poder afirmar lo que es cierto y no vagar en incertidumbres.

A propósito de esto recordé un pasaje de nuevo de Nasrudín y cómo en ella se aprovecha de diferentes estados confesos de nivel de conocimiento para participar o no de algo.

El sermón de Nasrudín

Un día los aldeanos decidieron hacerle una broma a Nasrudín. Puesto que se suponía que era un hombre santo de alguna clase indefinible, fueron a verlo y le pidieron que pronunciara un sermón en la mezquita, a lo que accedió.
Cuando llegó el día. Nasrudín subió al púlpito y dijo:
-¡Oh, pueblo! ¿Saben ustedes lo que voy a decirles?
-No, no lo sabemos – gritaron
-Mientras no lo sepan, no podré hablarles. Son demasiado
ignorantes para poder iniciar algo con ustedes- dijo el Mulá
lleno de indignación porque gente tan ignorante le hiciera
perder el tiempo. Descendió del púlpito y se fue a su casa.

Algo mortificados, fueron nuevamente a la casa del Mulá y le rogaron que el viernes siguiente, día de oración predicara. Nasrudín comenzó su sermón repitiendo la misma pregunta.

Esta vez, la congregación contestó al unísono:
-Sí, sabemos
-En tal caso –dijo el Mulá-, no es necesario que los demore
pueden retirarse.

Y regresó a su casa.

Fue convencido por tercera vez para que predicara.Ese viernes, comenzó preguntándoles como antes:
-¿Saben o no saben?
La congregación estaba preparada.
-Algunos sabemos y otros no
-Perfecto – dijo Nasrudín-. Entonces los que saben que
transmitan su conocimiento a los que no saben.
Y se fue a su casa

Un profesor en cuál de estas circunstancias se acomoda, o deben estar todas presentes.

Es difícil saberlo siempre se demanda que el profesor sepa todas las respuestas.  Pregunta embarazosa del cuestionario de apreciación estudiantil. ¿El profesor domina el tema?

Anuncios