Qué tal si así nos presentáramos?

Soy Charles Baker Harry -dijo el otro-. Sé leer.
-¿Y que? -dije yo.
-He pensado nada mas que os gustaría saber que se leer. Si tenéis algo que sea preciso leer, yo puedo encargarme..

¿Qué tal la maestra Caroline?

Miss Caroline me pidió que le dijese a mi padre que no me enseñase nada más, pues ello podía ser incompatible con las clases.

¿y el método de las vacas?

Según este estilo uno no ha de aprender mucho de los libros. Es como, por ejemplo, si quieres saber cosas de las vacas, vas y ordeñas una, -¿comprendes?

¿Y Calpurnia?

-Hay personas que no comen como nosotros -susurró airada-, pero no has de ser tú quien las critique en la mesa cuando se da este caso.
Aquel chico es tu invitado, y si quiere comer los manteles le dejas que se los coma, ¿me oyes?

– ¡Cierra la boca! No importa quién sea, todo el que pone el pie en esta casa es tu invitado, ¡ y no quieras que te coja haciendo comentarios
sobre sus maneras como si tú fueras tan alta y poderosa! Tus familiares quizás sean mejores que los Cunningham, pero sus méritos no cuentan para nada con el modo que tú tienes de rebajarlos… ¡Y si no sabes portarte debidamente para comer en la mesa, te sientas aquí́ y comes en la cocina! -concluyó Calpurnia, estropeando bastante las palabras.

Anuncios