Las culturas que determinan la identidad en los lugares y en los tiempos van dictando los comportamientos que son valorados, simplemente aceptables (ni fu ni fa) o inaceptables.

Como muestra de ello cuando se escenifica otra época se trata de recrear el ambiente tanto en la escenografía, como en el vestuario y en el comportamiento cigarrosRaleighde los individuos que vivían en sociedad en ese tiempo, el caso es por demás ilustrativo en la Serie MadMen en la que no hay personaje, situación o escena en la que no aparezca alguien fumando.

El tabaquismo es uno de estos fenómenos que han modificado su valor de aceptación, y que ha pasado a ser un problema de salud pública, prueba de ello son las leyes que regulan la publicidad y las campañas de prevención contra el tabaco, así como el control de los espacios.

A finales de los años 40, en el periódico “El Siglo de Torreón”, apareció una campaña de los Cigarros Raleigh asociados que llevaba el título de “Momentos de Placer” y en ella hay un despliegue gráfico de caricaturas que recrean momentos placenteros mientras se fuma, como la imagen nos lo muestra. Hay toda una colección de estas imágenes que contrastan el lugar que ahora los cigarrillos y los fumadores tienen en la sociedad.

Aunada a la publicidad de la Tabacalesra tambigetimageén nos encontramos con otro anuncio que ahora sería escandaloso. Médicos prestigiosos participan en una prueba en la que fuman 10 cajetillas durante 10 días, haciendo un total de 200 cigarrillos, y en la que afirman no haber sentido la garganta irritada y de no padecer la Tos del fumador.

 

Anuncios