Estoy convencida que se aprende cuando se hace y  no sólo viendo como se hace. Si bien el modelado para proceder es vital, cuando uno lo hace por mutuo propio la acción está indicada a través de procesos mentales intelectuales, emotivos y de intención.

Ahora bien, cómo docente que es lo que actualmente veo que sucede.

Las tareas las elabora una persona y otra con procedimientos sencillos la copia y envía un documento cómo si fuera propio, así es imposible distinguir el original de la copia. En una ocasión aunque solicité que personalizaran sus documentos con nombre y portada, un alumno me envió el documento con la portada de su compañero, aún y viéndose descubierto y frente a sus demás compañeros se atrevió a decir que él lo había hecho.

La situación es tal que también les comparto que habiendo encargado el semestre pasado un trabajo sobre una base de datos en bruto, recibí más de 6 trabajos idénticos  hasta en las séptima y octava cifras significativas… y no sólo entre sus trabajos sino idéntico al de una alumna que lo había hecho un semestre antes.

Actualmente cambio los exámenes que elaboro, hago versiones en las que es diferente el orden de las preguntas, también modifico las cantidades involucradas en las fórmulas y lo que sucede es que invariablemente hay respuestas idénticas aunque para otros incisos, lo que pone en evidencia que ni siquiera leen lo que van a copiar.

Ante este problema hay aún algo más que lo hace aún más acuciante, el de copiar y pegar sin leer, en esta imagen que les incluyo se muestra lo que un alumno respondió a una pregunta planteada y  cómo fue respondida.

bgoogle

Ante la respuesta completamente fuera de contexto y de asunto, le pregunté ¿porqué respondiste esto?, y me explicó con aplomo: “eso respondió Google” y todavía peor, sus compañeros de equipo también copiaron y pegaron su respuesta sin leerla tampoco.

Finalmente les comento que subí un video en Youtube en el que se modela la construcción de una plantilla para la solución de un sistema de ecuaciones de tres incógnitas por determinantes y he recibido correos en los que me preguntan dónde está la plantilla, es decir la hoja ya elaborada, no les basta el cómo hacerlo, lo quieren ya hecho.

O bien un docente lo deja al código ético personal y cierra los ojos o bien empieza a elaborar material individualizado  o/y  deja de importarle sí lo hizo o no.

Los exámenes altamente vituperados parecen ser los que en un momento y en una evidencia comprobable logran hacer que el alumno “haga” y que podamos observar cómo es que lo va haciendo.

¿Tú qué opinas?

Anuncios