Entender que la era posmoderna, es moderna porque es lo actual, es un término que en sí mismo lleva la contradición de ser moderna o después de lo moderno, lo que he alcanzado a comprender es que la posmodernidad es el resultado de la crítica al pensamiento moderno, y que se refiere a lo contingente, a lo que no puede ser encuadrado ni definido como verdad absoluta, sino como verdades que suceden dependiendo de las circunstancias culturales, sociales e históricas de cada momento y época.
En la calavera con la que participé en este noviembre en el concurso de la Universidad Iberoamericana, la calavera la titulé como la catrina posmoderna

La catrina cavilaba
sobre su condición posmoderna
su popularidad aumentaba
en su carácter de eterna

Con cierta amargura
y para guardar la figura
decide ponerse a dieta
para verse coqueta

Tapa su apariencia natural
y de halouin se disfraza
compra una calabaza
y sale al mundo plural

Deambula por la urbe
entre barrios, quintas y villas
desde el centro a las orillas
sin que el gentío la turbe

Teme por su futuro incierto
entre brujas y fantasmas
comiendo pan de muerto
calaveras chicles y gomas

Entre trucos y tratos
disfraces y travesuras
observa calacas, esqueletos
y calaveras en miniaturas

Entre día de vampiros y muertos
un día para respirar
está dedicado a los santos
y por las dudas escriturar

Es una catrina que lo mismo celebra la fiesta norteamericana que la mexicana, que anda en el centro de la ciudad, como en los nuevos suburbios, que convive culturalmente con los fantasmas, las brujas, las travesuras y los dulces de Haloween que con el pan de muerto y las calaveritas de dulce.

Una pluralidad que es evidente en nuestra región y que lo mismo ve uno niños disfrazados de calaveras, cómo calaveras disfrazadas de brujas y en días tan contiguos ofertas y artículos de las dos fiestas.

Esta es nuestra cultura actual, plural y en la que queremos nuestra ciudad así en esta mezcla y convivencia.

Anuncios